viernes, 11 de agosto de 2017

1... las obras de buenos y de sabios están en las manos de Dios. 
3... Por otra parte, el pensamiento del hombre está lleno de maldad; la estupidez domina su mente durante toda su vida; 
5... los que viven saben que han de morir, pero los muertos ni saben nada ni ganan nada ...
10Y todo lo que esté en tu mano hacer, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, que es donde irás a parar, no se hace nada ni se piensa nada, ni hay conocimientos ni sabiduría.
12Por otra parte, nunca sabe nadie cuándo le llegará su hora: 
15Y en la ciudad vive un hombre pobre, pero sabio, que con su sabiduría podría salvar a la ciudad, ¡y nadie se acuerda de él!
16Sin embargo, yo afirmo que vale más ser sabio que valiente, aun cuando la sabiduría del hombre pobre no sea tomada en cuenta ni se preste atención a lo que dice. (Eclesiastés 9, 1. 3. 5. 10. 12.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario