miércoles, 9 de noviembre de 2016

El peor enemigo a vencer: El Miedo



Miedo Disfrazado de muchas maneras, el miedo es el enemigo más grande a derrotar pues no se nos presenta de una manera agresiva y fácil de descubrir, sino de la forma más sutil, disfrazado de pequeñas dudas y tan dentro de nosotros que no somos capaces de descubrirlo y por consecuencia enfrentarlo.
El miedo es ese enemigo silencioso que siembra dudas en ti, que te hace entrar en crisis cada vez que necesitas tomar una decisión, que te hace sentir inseguro e incapaz, un lazo que te mantiene inmóvil, solo soñando con lo que quisieras ser, observando de lejos creyendo que es mejor no intentar porque podrías fracasar.
La peor forma de perder una batalla es rindiéndote antes de comenzarla, la peor de las decisiones es la de no hacer nada por miedo a un resultado inesperado, el peor de tus enemigos es el miedo que llevas dentro, es un gigante que no te deja ver todo lo que puedes alcanzar, no puede ser el miedo más grande que el deseo de aquello que tanto anhelas.
Todos en ciertas ocasiones de nuestra vida sentimos miedo, aun cuando creemos que somos lo suficientemente seguros de nosotros mismos o de nuestras capacidades, nuestro valor sale a relucir solo en situaciones en las que requerimos de él, pero aun mayor que tus temores e inseguridades Dios te ha dado una medida de fe y valor con la que puedes lograr vencer hasta el peor de tus enemigos.
Tus inquietudes ante decisiones importantes, tus preocupaciones, tus crisis de fe, todas tienen que ver con alguna clase de miedo, miedo a la reacción de otros, al rechazo, a lo que pasara si te equivocas, etc. todas aunque son distintas circunstancias tienen el mismo común denominador: El miedo.
Dios ha puesto en ti algo mayor que todos tus miedos juntos, un toque de su presencia en tu vida, tú fuiste hecho a su imagen y semejanza, tu eres hijo del Dios que creó todas las cosas, ¿Cómo no te ayudara a vencer tu situación? ¿Cómo no te dará lo que necesitas y temes no conseguir?, no dejes que el miedo te aplaste, no permitas que nada te detenga, porque mayor es el poder de Aquel que te formó.
El miedo por más gran enemigo que parezca se vuelve pequeñito cuando activas tu fe y tu confianza, Dios puede sacarte de la situación en la que te encuentras, Él te ha dado verdaderas armas para vencer todo lo que se te presente, llena tu vida de valor, confianza y determinación y no habrá más lugar para el temor

Maite Lejía

Autora: Maite Leija