jueves, 10 de noviembre de 2016

Temor: enemigo de tu fe

Temor: enemigo de tu fe
En esta hora quiero hablarte de los enemigos de tu fe. Nuestra vida de fe tiene enemigos que van detrás de ella para hacerla menguar y desaparecer. La fe es un arma de doble vía. Al mismo tiempo que te permite batallar y vencer a Satanás, también permite que fácil acceso de las bendiciones de Dios para tu vida. La fe es un arma para batallar, pero es también el capital de Dios para tu vida para adquirir las promesas de la Biblia.
Satanás intentará hacer que tu fe mengüe para que te encuentres desprotegido ante sus ataques. Un cristiano que no tiene fe no puede prosperar en los caminos del Señor. “Sin fe es imposible agradar a Dios” Heb 11, 6, entonces sin fe tampoco puedo conquistar y traer los diseños de Dios para mi vida. Hay niveles de fe, hay dimensiones de fe que como hijos del Señor que somos, debemos de alcanzar.
Y entre los enemigos de tu fe, hay uno de ellos que es muy común entre nosotros. Te estoy hablando del temor. El temor es ese sentimiento que se aloja en nuestros corazones capaz de frenar nuestros movimientos y nuestras ideas, y nos hace creer que algo mayor que nosotros puede vencernos y detenernos. Temor es aquel sentimiento interno que te dice que hay algo delante de ti que no puedes vencer ni soportar.
Un ejemplo de esto es el temor al fracaso. El temor al fracaso te impide realizar los proyectos que tienes, porque el temor te dice que si te lanzas, fracasarás y quedarás expuesto de manera ridícula. El temor a hablar en público te impide manifestarte delante de las personas, porque ese sentir te hace pensar que dirás algo tonto y todos se burlarán de ti. Estas son solo unas cuantas manifestaciones del temor.
Hebreos 2:14-15 dice: "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre". Lo que la Biblia está diciendo es que el temor te mantiene sujeto a servidumbre.
Tú eres esclavo de aquello que temes. La Biblia dice que somos esclavos de todo aquello por lo que somos vencidos. Hay personas que son esclavos del pecado porque no pueden vencer al pecado. Así mismo hay personas sujetas a servidumbre a aquello que temen. Aquellos que tienen temor al fracaso nunca realizarán sus proyectos, por el mismo temor a fallar. Entonces están haciendo la voluntad del temor, porque no pueden hacer lo que el temor les impide hacer.
Me da gracia cuando conozco grandes mujeres de Dios, y también hombres, que son guerreros y reprenden al diablo cuando hay que hacerlo. Pero cuando les pasa por el lado una cucaracha o una rata pegan un grito al cielo como si hubiera venido el Apocalipsis y ellos se quedaron en la tierra. Lo peor es que cuando los confrontas te dicen: "No es que le tengo miedo, es solo que le tengo asco". Falso, eso es temor, porque no pueden siquiera estar al lado de algún insecto.
Satanás utilizará muchas veces los temores internos para frenar los propósitos del Señor en tu vida. Si el Señor te envía a predicar a las multitudes, y el diablo ve que en tu corazón está el temor de decir algo incorrecto y que la gente se ría de ti, entonces él provocará esas situaciones y te recordará a cada momento que no debes predicar, porque meterás la pata. La Palabra enseña que el diablo nos acusa de día y de noche. No permitas que te acuse con ningún temor.
El temor tiene la capacidad de menguar la fe, si no hacemos nada para evitarlo. Quiero que entiendas algo en esta hora. La fe amplifica la visión de las personas, y te permita ver a Dios en cualquier circunstancia. Hebreos 11:27 dice: "Por la fe dejó Moisés a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible". Ahora bien, si la fe amplifica la visión, entonces el temor disminuye tu visión y tu percepción de las cosas. El temor te llevará a ver los pequeños problemas como a grandes gigantes; y a los grandes gigantes como montañas.
Mateo 14:26-27 en la NVI dice: "Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el agua, quedaron aterrados. "¡Es un fantasma!", gritaron de miedo. Pero Jesús les dijo en seguida: ¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo". El temor de los discípulos hicieron ver a Jesús como lo que él no era. Por eso digo que el temor mengua tu visión, y te hace ver las cosas que no son correctas.
Muchas veces has querido emprender tu propia compañía, pero el temor al fracaso no te lo permite. Tal vez tus sueños tienen que ver con convertirte en un gran conferenciante, pero el temor al público no te deja. Quizás quieres restaurar tu relación con tu antigua novia o esposa, pero tienes temor a que te vuelvan a quedar mal. A lo mejor no te gusta hacer amigos porque tienes miedo a que te hieran nuevamente. Tienes temores que te impiden desarrollarte como persona, y el Señor desea liberarte ahora.
Y no les estoy hablando a los no convertidos. Les estoy hablando a mis hermanos y hermanas en la fe. Dios desea llevarnos a conquistar nuevas dimensiones, pero con temor no podremos hacer nada. Ya es tiempo de que dejemos de jugar este juego con las reglas del diablo, y comencemos a jugar con las reglas del Señor, que dicen que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. Yo no juego bajo las reglas del temor, sino bajo las reglas de que tengo un Dios que está por encima de toda circunstancia.
Romanos 8:15 dice: "Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!". Hay un espíritu llamado esclavitud, que está operando en el mundo, y el arma que usa se llama temor. El temor le da derecho al diablo de impedir la manifestación de Dios sobre tu vida. Pero tú no recibiste un espíritu de esclavitud, sino un Espíritu que te hace clamar: Abba, Padre.
Cuando tu entiendes que puedes clamar: Abba, Padre; entonces es porque reconoces que eres hijo del Gran Rey, y que ningún enemigo de tu fe puede tener ventaja sobre ti. Yo te estoy retando en esta hora a que clames con todas tus fuerzas: "En el nombre de Jesús, me enfrentaré al temor y lo venceré". El Señor ya te hizo un campeón en la cruz del calvario, usa el poder que tienes para sobrepasar los temores de tu vida.
No permitas que el temor frene lo que Dios quiere hacer en tu vida. Arriésgate en este momento; el Señor quiere destruir toda fortaleza de temor construida en tu corazón. Hoy es día de nuevas victorias para ti.


Eduardo Gavilán

miércoles, 9 de noviembre de 2016

El peor enemigo a vencer: El Miedo



Miedo Disfrazado de muchas maneras, el miedo es el enemigo más grande a derrotar pues no se nos presenta de una manera agresiva y fácil de descubrir, sino de la forma más sutil, disfrazado de pequeñas dudas y tan dentro de nosotros que no somos capaces de descubrirlo y por consecuencia enfrentarlo.
El miedo es ese enemigo silencioso que siembra dudas en ti, que te hace entrar en crisis cada vez que necesitas tomar una decisión, que te hace sentir inseguro e incapaz, un lazo que te mantiene inmóvil, solo soñando con lo que quisieras ser, observando de lejos creyendo que es mejor no intentar porque podrías fracasar.
La peor forma de perder una batalla es rindiéndote antes de comenzarla, la peor de las decisiones es la de no hacer nada por miedo a un resultado inesperado, el peor de tus enemigos es el miedo que llevas dentro, es un gigante que no te deja ver todo lo que puedes alcanzar, no puede ser el miedo más grande que el deseo de aquello que tanto anhelas.
Todos en ciertas ocasiones de nuestra vida sentimos miedo, aun cuando creemos que somos lo suficientemente seguros de nosotros mismos o de nuestras capacidades, nuestro valor sale a relucir solo en situaciones en las que requerimos de él, pero aun mayor que tus temores e inseguridades Dios te ha dado una medida de fe y valor con la que puedes lograr vencer hasta el peor de tus enemigos.
Tus inquietudes ante decisiones importantes, tus preocupaciones, tus crisis de fe, todas tienen que ver con alguna clase de miedo, miedo a la reacción de otros, al rechazo, a lo que pasara si te equivocas, etc. todas aunque son distintas circunstancias tienen el mismo común denominador: El miedo.
Dios ha puesto en ti algo mayor que todos tus miedos juntos, un toque de su presencia en tu vida, tú fuiste hecho a su imagen y semejanza, tu eres hijo del Dios que creó todas las cosas, ¿Cómo no te ayudara a vencer tu situación? ¿Cómo no te dará lo que necesitas y temes no conseguir?, no dejes que el miedo te aplaste, no permitas que nada te detenga, porque mayor es el poder de Aquel que te formó.
El miedo por más gran enemigo que parezca se vuelve pequeñito cuando activas tu fe y tu confianza, Dios puede sacarte de la situación en la que te encuentras, Él te ha dado verdaderas armas para vencer todo lo que se te presente, llena tu vida de valor, confianza y determinación y no habrá más lugar para el temor

Maite Lejía

Autora: Maite Leija

sábado, 9 de julio de 2016

¿Qué dice la Biblia acerca del racismo, prejuicio y discriminación?





"¿Qué dice la Biblia acerca del racismo, prejuicio y discriminación?"

El primer punto a entender en este asunto es que sólo hay una raza – la raza humana. Los caucásicos, africanos, asiáticos, indios, árabes, judíos etc., no son razas diferentes. Más bien son diferencias étnicas de la raza humana. Todos los seres humanos tienen las mismas características físicas (con variaciones menores por supuesto). Pero lo más importante, es que todos los seres humanos fueron creados a la imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27). Dios ama al mundo entero (Juan 3:16). Jesús dio Su vida por todos en el mundo entero (1Juan 2:2). El “mundo entero” obviamente incluye todas las etnias de la humanidad.Dios no muestra un favoritismo parcial (Deuteronomio 10:17; Hechos 10:34; Romanos 2:11; Efesios 6:9), tampoco debemos hacerlo nosotros. Santiago 2:4 dice que cualquiera que muestra discriminación es como un “juez con malos pensamientos.” En cambio, debemos “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos” (Santiago 2:8). En el Antiguo Testamento, Dios dividió a la humanidad en dos grupos “raciales”; los judíos y los gentiles. La intención de Dios fue que los judíos fueran un reino de sacerdotes, ministrando a las naciones gentiles. En vez de eso, la más de las veces, los judíos se volvieron orgullosos de su posición y despreciaban a los gentiles. Jesucristo puso fin a esto, destruyendo el muro divisorio de hostilidad (Efesios 2:14). Todas las formas de racismo, prejuicio y discriminación son afrentas a la obra de Cristo en la cruz.Jesús ordena que nos amemos unos a otros como Él nos ha amado (Juan 13:34). Si Dios es imparcial, y nos ama imparcialmente, significa que necesitamos amar a los demás de la misma manera. Jesús nos enseña al final de Mateo 25 que todo lo que hagamos por el más pequeño de Sus hermanos, lo hacemos por Él. Si tratamos a las personas con desprecio, estamos maltratando a una persona creada a la imagen de Dios; estamos lastimando a alguien a quien Dios ama y por quien Jesús murió.El racismo, en sus varias formas y diversos grados, ha sido una plaga en la humanidad por miles de años. Hermanos y hermanas de todas las etnias, ¡esto no debe ser así! Quienes han sido víctimas del racismo, prejuicio y discriminación, necesitan perdonar. Efesios 4:32 dice, “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” No, los racistas no merecen su perdón, ¡no más de lo que nosotros merecemos el perdón de Dios! “... presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.” (Romanos 6:13). Hagamos que Gálatas 3:28 sea una completa realidad, “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”

lunes, 20 de junio de 2016

Tres pastores "salen del clóset" en defensa del matrimonio Bíblico
Escrito por entre Cristianos
Sean Doherty, Sam Allberry y Ed Shaw defienden que sentir atracción hacia otros hombres no justifica las relaciones homosexuales ni niega la verdad bíblica del matrimonio como unión entre hombre y mujer.
El debate en torno a una ley del matrimonio entre personas del mismo sexo reaparece por momentos según el ritmo político de cada país. En los últimos meses ha sido el turno de Inglaterra, donde la discusión social la está liderando el propio primer ministro, David Cameron. Por su parte, tres pastores evangélicos han lanzado un mensaje también muy claro. Han ‘salido del armario’ en la revista cristiana más leída del país con el objetivo de reivindicar que su orientación homosexual no resta un ápice de su confianza plena en el Dios de la Biblia y en la visión del matrimonio que esta presenta: la unión de un hombre y una mujer.
Sean Doherty, Sam Allberry y Ed Shaw son cristianos, conocen en profundidad la Biblia y lideran iglesias locales (en Londres, Maidenhead y Bristol, respectivamente). El debate sobre la Ley del Matrimonio Homosexual en Inglaterra lo han vivido especialmente de cerca, por un motivo especial. Además de su fe en Dios y su identidad evangélica, los tres hombres comparten un rasgo que ahora han decidido hacer público: su atracción sexual hacia otros hombres.
Doherty, Allberry y Shaw han dado el paso al frente explicando su posición en un artículo de la edición de agosto de la revista ‘Christianity’, cuyo título se podría traducir como “Una forma diferente de salir del armario” (en inglés: “A different kind of coming out”) . Este gesto valiente ante el público general y muy concretamente ante sus propias congregaciones ha sido también un golpe de efecto. Afirman que su tendencia homosexual no afecta para nada su visión bíblica del matrimonio, y que su identidad en Cristo está por encima de sus sentimientos.
IDEAS CLARAS Y APOYO MUTUO
Los tres líderes reconocen ser buenos amigos y han creado, junto a otros hombres con una posición similar, un grupo de apoyo para hablar abiertamente sobre cómo llevan su responsabilidad eclesial y su vida personal. “Estamos tentados a decir que nos encontramos en un bunker subterráneo en una localización no desvelada”, explican irónicamente.
Se describen como célibes (Allberry y Shaw son solteros) e incluso ‘post-gays’ (Doherty está casado y tiene tres hijos, después de enamorarse de Gaby, su actual esposa). Decidieron dejar la privacidad de sus conversaciones para marcar una posición propia que sabían que sería contracultural. Se trataba de mostrar que no todos los cristianos con orientación homosexual pasan automáticamente a reinterpretar la Biblia desde una perspectiva liberal. De hecho, creen que lo que las Escrituras dicen sobre la práctica heterosexual y homosexual es “innegociable”. Por ello, están preparando un proyecto web que se llamará “Living out”, con el que animar a otros cristianos con orientación homosexual a vivir su fe cristiana sin renunciar al evangelio.
ALLBERRY: SENTIR ALGO NO IMPLICA HACERLO
“Sigo oyendo comentarios sobre cómo los evangélicos son ‘antigays’, y a la vez oigo a amigos evangélicos que están empezando a desviarse del evangelio en este tema”, dice Allberry. “Pero nosotros [refiriéndose a sí mismo, a Shaw y a Doherty] podemos hablar desde una perspectiva personal sobre qué significa vivir con esta cuestión. Desde mi propia experiencia, quiero decir que Dios es bueno y que su Palabra también lo es. No siempre es fácil, pero la Palabra es buena”.
Siendo adolescente, Allberry se encontró con dos nuevas identidades. Por un lado, se convirtió al evangelio de Jesús; por otro, descubrió su orientación homosexual. Para él fue clave escuchar a un predicador que recordó que “todos nosotros somos pecadores en lo sexual. Habrá algunos que experimenten atracción homosexual… y si este eres tú, no estás solo”. Escuchar eso siendo muy joven, recuerda, marcó “un punto de inflexión” en su vida.
El año pasado, Vaughan Roberts, un conocido teólogo evangélico británico, autor de varios libros, también expresaba públicamente su tendencia homosexual en una entrevista publicada en “Evangelicals Now” . Para Allberry, leer su testimonio fue una motivación extra para pronunciarse también, y animar así a otros cristianos que se encuentran en una situación parecida.
La sociedad, y especialmente los medios, describirían a Allberry como un individuo reprimido que suprime su identidad sexual. Él, sin embargo, recuerda que “todos somos seres humanos caídos. No voy a asumir que mis sentimientos sean una guía totalmente confiable para vivir la mejor vida. Si comiera todo lo que siento que debería comer, aún estaría mucho más fuera de forma de lo que ya estoy”.
Aunque tenga autoridad sobre este tema por estar viviéndolo en primera persona, Allberry procura ser sensible cuando habla con otras personas con tendencia homosexual: “No digo que para convertirse en un cristiano uno haya de dejar primero una relación homosexual en la que esté. Pero no quiero esconder nada en la letra pequeña”. En sus conversaciones, quiere ser “real sobre la enseñanza de Cristo en cuanto a la ética sexual. No puedo decir que este es un tema secundario, porque la Biblia habla de ello con una voz muy clara. Parte del llamado de Jesús es a que cada uno de nosotros deje nuestra propia versión de nosotros mismos y tomemos nuestra cruz y le sigamos”.
RECONOCIENDO LAS DEBILIDADES
La sexualidad, defiende Allberry, no se expresa sólo con relaciones sexuales. “También indicamos nuestro amor hacia personas con las que no tenemos sexo. Soy un hombre con una sexualidad masculina celebrada, no reprimida, mediante mi celibato”.
Pero pese a tenerlo claro, Allberry no tiene inconveniente en reconocer sus momentos de debilidad. Su problema principal está en la “sobredependencia” emocional de otras personas, explica. “Un muy buen amigo hombre puede convertirse en un tipo de ‘amigo-mesías’. He tenido que aprender por el camino duro dónde poner los límites cuando las amistades se han convertido en un poco demasiado intensas”.
También la realidad de que nunca va a vivir la experiencia del matrimonio ha sido algo difícil de aceptar. No envidia a amigos que están en relaciones homosexuales, pero sí “hay una parte de mí a la que le gustaría ser un marido y un padre. Conozco muy de cerca algunas familias, y puedo ver lo bueno de la vida familiar. Pero en otros momentos también te das cuenta que no todo son paseos por el parque”.
Cuando Allberry explicó públicamente a los miembros de su iglesia su situación personal, la reacción fue de apoyo total. “Las personas casi se pisaban entre sí para venir a expresarme su deseo de apoyarme y orar por mi”. Nada cambió realmente, en su congregación. Sam seguía siendo Sam.
ED SHAW: TENTACIÓN SIMILAR A HOMBRES HETEROSEXUALES
Ed Shaw creció en una iglesia evangélica y agradece que allí siempre se habló claro sobre la perspectiva de Dios en cuanto a la sexualidad. “En mi mente el buscar una relación homosexual nunca fue una opción. Aunque la experiencia ha sido muy dura, no ha sido difícil reconciliarlo con mi fe. Una de las mejores cosas que recibí de mis padres fue la comprensión de que la vida cristiana a menudo es dura y que Dios usa el sufrimiento para acabar haciéndonos más parecidos a Él”, explica Shaw.
También él vive una lucha constante, reconoce. Pero cree que “es la misma que tienen la mayoría de hombres heterosexuales: la que tiene que ver con las fantasías sexuales. Allí es dónde está mi campo de batalla”.
SER SOLTERO, PUERTA A AMISTADES PROFUNDAS
Ser un líder de iglesia que ha reconocido su orientación homosexual tiene complicaciones y puede generar desconfianza en algunas personas. Pero Ed explica que también provoca el efecto contrario: “La gente tiene esta sensación de que yo sería una buena persona con la que pueden hablar, pensando ‘la vida de Ed no debe ser sencilla, así que seguro que entenderá mi problema’”, comenta con cierta ironía.
Hablando del celibato, y aplicándolo también a personas con orientación heterosexual sin pareja aunque la desearían, Shaw sí tiene una queja clara. “Uno de los errores de la sociedad es la creencia de que ‘intimidad’ es igual a ‘sexo’, y que por ello la Biblia nos está pidiendo renunciar a relaciones íntimas para llevar vidas tristes y solitarias. Eso no es verdad. La Biblia ve las amistades como una relación increíblemente íntima. Y yo tengo una capacidad más grande de tener relaciones profundas con muchas personas que la que tienen mis amigos casados”.
DOHERTY: ORIENTACIÓN HOMOSEXUAL Y ENAMORADO DE SU MUJER
El caso de Doherty choca especialmente por tratarse de un hombre con orientación homosexual, pero casado con una mujer. En un momento dado, se enamoró de una buena amiga que le apoyó durante tiempo.
“No hablo de mi mismo como un ‘exgay’, prefiero el término ‘postgay’”, explica. “Escoges alejarte de la etiqueta ‘gay’ en su totalidad, porque se ha identificado con un estilo de vida concreto. Yo claramente he experimentado algunos cambios en mis emociones y me siento atraído hacia mi mujer. Pero definitivamente no es una reorientación de 180 grados. Cada uno de nosotros seguiremos teniendo deseos y emociones que no están bien, hasta que Jesús vuelva”.
La pregunta que surge automáticamente es: ¿Qué piensa su mujer sobre el hecho de que su orientación sigue sin ser totalmente heterosexual? “En un sentido no le importa para nada. En parte porque es capaz de estar en paz con ello. Pero todas las personas casadas experimentan atracción hacia otras personas con las que no están casadas. No hay nada inherentemente peor en que este tipo de atracción peligrosa sea hacia una persona del mismo sexo en lugar de hacia una persona del sexo complementario”.
DEBATE CANDENTE EN EL REINO UNIDO
El debate alrededor del matrimonio homosexual ha sido central en los medios de comunicación británicos en los últimos meses. Los cristianos, especialmente los evangélicos, han sido descalificados a menudo como una minoría arraigada en el pasado e intolerante (se ha usado a menudo el calificativo despectivo “biggotted” para los que se oponen a la redefinición del matrimonio). Incluso la BBC, opinan muchos, ha perdido su famosa neutralidad decantándose claramente a favor de la nueva ley.
El debate dentro del entorno evangélico, que siempre ha estado allí, también ha crecido a pasos agigantados. Al norte, la Asamblea de la Curch of Scotland aprobaba en mayo que los reverendos homosexuales pudieran practicar relaciones gays sin necesidad de renunciar al liderazgo de sus parroquias, una decisión que recibió la contestación clara de las iglesias de teología conservadora, muchas de las cuales se plantean dejar la denominación principal de Escocia.
OTROS SE APARTAN DEL CONSENSO BÍBLICO: CHALKE Y BELL
Algunos pastores evangélicos muy populares también han salido al paso para oponerse a la visión bíblica hasta ahora generalizada.
Steve Chalke, líder del movimiento “Oasis” (organización que lucha contra la explotación sexual de mujeres, entre otras iniciativas) sorprendía en enero con un comunicado y un vídeo en el que anunciaba que había cambiado su enfoque teológico sobre matrimonio y que a partir de aquel momento promocionaría el matrimonio homosexual (de forma activa, incluso con materiales de formación para enseñar en las iglesias); para mostrar la “inclusión” que los creyentes deberían adoptar por “el amor de Jesús por todas las personas, no sólo las heterosexuales”.
Otro conferenciante de renombre, Rob Bell (estadounidense pero visitante habitual en el Reino Unido), salió unas semanas después para anunciar que también él se posicionaba “a favor de la fidelidad. Fuimos creados para el amor, bien sea se trate de un hombre y una mujer, de una mujer y una mujer, de un hombre y un hombre”.
Sin embargo, la confesión pública de Doherty, Shaw y Allberry, llevará con toda seguridad a que más líderes cristianos con orientación homosexual den una paso al frente para defender la postura bíblica, haciendo valer la idea de que la identidad que da una relación con Dios supera el valor de otras identidades, incluida la sexual.
Miércoles, 14 de Agosto de 2013 00:00
Fuente: Protestante Digital/